El dictador comunista de Venezuela pide lealtad a militares


A Foto AP ----Caracas —Nicolás Maduro exigió el jueves a las fuerzas armadas a mantenerse leales para derrotar los intentos golpistas dos días después de un fracasado alzamiento militar encabezado por el líder opositor Juan Guaidó. En tanto, organizaciones humanitarias informaron que los muertos durante las protestas ascendieron, provisoriamente, a cuatro.

Maduro acudió al amanecer al fuerte Tiuna, el mayor de Caracas, para participar en una caminata con el alto mando y varios miles de militares quienes, vestidos de uniforme verde oliva y sin ningún tipo de armamento, acompañaron al gobernante en su recorrido por algunas vías y durante una parada que se realizó en uno de los patios del Ministerio de la Defensa.

“Ha llegado la hora de combatir”, dijo el líder comunista vestido de chaqueta marrón y pantalón oscuro y con una gorra militar en un discurso que difundió la televisora estatal. Maduro les pidió a los uniformados dar un ejemplo para demostrar que en Venezuela hay una fuerza armada “leal, cohesionada, unida como nunca antes, derrotando intentonas golpistas de traidores que se venden a los dólares de Washington”.

Maduro hizo una nueva exhortación para que se detenga a los “golpistas” que participaron en la sublevación del 30 de abril y pidió a los militares “rechazarlos”.

Poco después el Tribunal Supremo de Justicia informó que una corte de Caracas ordenó al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) detener al dirigente opositor Leopoldo López luego del fracaso del alzamiento que lideró junto a Guaidó.

López está acusado a violar el arresto domiciliario que tenía desde hace dos años cuando fue condenado a casi 14 años de cárcel por dirigir protestas callejeras en 2014. En 2017 el Tribunal Supremo ordenó que cumpliera el resto de la condena en su casa.

López, que acompañó a Guaidó durante el alzamiento militar, se encuentra junto a su familia en la residencia del embajador de España bajo la condición de “huésped”, indicaron las autoridades españolas.

Su esposa Lilian Tintori había informado que la vivienda de la pareja, ubicada en una exclusiva urbanización del este de Caracas, fue allanada por miembros del SEBIN.

El alzamiento tuvo poca adhesión entre los integrantes de las fuerzas armadas pero fue, sin embargo, la amenaza más seria hasta la fecha al cuestionado mandato de Maduro.

El académico Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, dijo a The Associated Press que las declaraciones del mandatario evidencian un “nivel de preocupación” y la existencia de “dudas sobre la lealtad de los sectores militares” que con su apoyo le permitieron superar las crisis que enfrentó en su primer sexenio.

“Hay muchas dudas sobre hasta dónde (los militares) lo van acompañar y sobre lo que puede estar pasando adentro”, indicó Alarcón y agregó que dentro de los cuarteles debe haber un debate sobre “si se mantiene una lealtad incondicional a Maduro o si se retorna a la neutralidad institucional que siempre debió haber privado en la fuerza armada”.

En los últimos años han surgido rumores sobre el descontento en los cuarteles debido a la crisis económica que golpea al país. El año pasado se reportó la detención de más de un centenar de oficiales, entre ellos algunos generales y tenientes coroneles, lo que alentó las versiones de malestar en las fuerzas armadas.

Luego de la crisis que se desató cuando Guaidó se declaró en enero presidente interino de Venezuela y denunció que Maduro estaba “usurpando” el cargo, resurgieron las versiones de malestar cuando más de 1.000 militares huyeron a Colombia. En ese momento el ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, y el resto del alto mando militar expresaron su pleno apoyo al gobernante, lo que disipó por un tiempo las dudas.

En medio del tenso escenario, Guaidó realizó la noche de miércoles un nuevo llamado a las fuerzas armadas para que le retiren el respaldo a Maduro y dijo, en un mensaje en su cuenta de Twitter, que hay “varios” militares que están “del lado de la constitución”, pero no ofreció detalles.

Tras la fracasada sublevación, que según las autoridades fue encabezada por un pequeño grupo de miembros de la Guardia Nacional, policías y dirigentes opositores, se registraron manifestaciones antigubernamentales que culminaron en enfrentamientos entre opositores y las fuerzas de seguridad.

Las protestas de los últimos dos días han dejado cuatro fallecidos, 230 heridos y 205 detenciones, según registros de las organizaciones humanitarias Observatorio Venezolano de Conflictividad Social y Foro Penal.

Entre los muertos está Yosner Graterol, de 16 años, quien murió la madrugada del jueves en un hospital de la ciudad central de Maracay como consecuencia de un desangramiento tras recibir un disparo de arma de fuego que le ingresó por el brazo derecho y luego pasó al tórax durante una protesta el martes en la localidad central de La Victoria, indicó a The Associated Press el médico Jhander Delgado, habitante de esa localidad que presenció cuando el adolescente fue herido.

A su vez, Yoifre Hernández Vásquez, de 14 años, murió por una herida de bala que recibió en una manifestación contra el gobierno registrada la víspera en la urbanización de Altamira, un barrio de clase media en el este de la capital. Durante la referida protesta también resultó herida por arma de fuego Jurubith Rausseo García, de 27 años, que murió poco después en una clínica privada.

En la localidad de La Victoria falleció el 30 de abril el opositor Samuel Méndez, de 24 años, por dos disparos de arma de fuego que recibió en el abdomen y la columna durante una protesta reprimida por policías.

Caracas amaneció el jueves en calma y los comercios, empresas y escuelas retornaron a sus actividades.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, informó que se mantendrá el horario laboral y educativo restringido hasta las 14 horas en atención al plan de racionamiento que impuso el mes pasado el gobierno tras un apagón nacional que generó fallas en el sistema eléctrico.

A pesar de contar con unas de las mayores reservas de petróleo del mundo, Venezuela está sumida en una profunda crisis económica que se ha extendido por cinco años, una severa escasez de bienes básicos y una hiperinflación que el Fondo Monetario Internacional estima que podría alcanzar este año 10 .000.000%.

Las dificultades económicas han desatado una crisis social y la migración de más del 10% de la población, unos tres millones de personas.

Es necesario indicar que la información fue facilitada por AP), colaboración Fabiola Sánchez. Edición, Área Periodística OIPOL.

LOGO2 ESP-1 -
Haga parte de OIPOL, Instituição Profissional, inscrita dentro do banco de entidades consultivas da UNODC / ONU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: