Nueva masacre de policías en México


A Foto A--Ciudad de México — Al menos 13 policías estatales murieron y otros nueve resultaron heridos el lunes en un ataque en el estado occidental de Michoacán, en una de las zonas del país donde en los últimos meses se ha incrementado la violencia vinculada al crimen organizado.

Los policías se encontraban en la localidad de El Aguaje, municipio de Aguililla, cuando “varios civiles armados dispararon en su contra”, informó la Secretaría de Seguridad de Michoacán en un comunicado.

El convoy estaba conformado por cinco camionetas con más de 40 elementos, indicó un funcionario de esta dependencia que pidió el anonimato por no estar autorizado a hacer declaraciones.

El gobernador del estado, Silvano Aureoles, explicó que fue una emboscada organizada por una célula armada que atacó a unas unidades de la policía que iban a Aguililla, donde los agentes se dirigían a cumplir una orden judicial para llevar a una mujer y su hija a la capital del estado para una diligencia.

“Ningún ataque a la policía va a quedar impune y este fue un ataque cobarde, artero, porque les pusieron una emboscada en esta zona del camino”, afirmó.

En las imágenes divulgadas por la prensa local se ven vehículos ardiendo en mitad de una carretera que atraviesa un monte y cartulinas sobre patrullas policiales con amenazas firmadas por el Cártel Jalisco Nueva Generación. Aureoles indicó que está en investigación la autenticidad de estos mensajes.

Por la tarde, dos patrullas policiales que habían sido incendiadas a la entrada de El Aguaje se mantenían sin resguardo de ningún tipo y rodeadas de cientos de casquillos, según pudo constatar un fotógrafo de The Associated Press.

Los vecinos, impactados por la envergadura de la emboscada, optaron por encerrarse en sus casas y apenas algún vehículo se movía por la zona.

Después del ataque, la zona fue reforzada con elementos de seguridad estatales y federales, que instalaron filtros de revisión y puestos de control para localizar a los agresores.

Recientemente, la violencia en este estado ha hecho recordar los días más sangrientos de la llamada guerra contra el narcotráfico, de 2006 a 2012.

En agosto la policía encontró 19 cadáveres en la localidad de Uruapan, en el centro del estado: nueve colgaban de un puente vehicular, al lado de una pancarta con amenazas; otros siete estaban amontonados en una avenida y tres más cerca de ahí. Algunos habían sido desmembrados.

Posteriormente, el área conocida como Tierra Caliente, a unos 50 kilómetros del ataque del lunes, fue escenario de fuertes enfrentamientos entre presuntos miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación y grupos de autodefensas de la zona.

Esta organización criminal, considerada una de las más poderosas de México en estos momentos y la que está en mayor expansión, parece querer tomar control de este estado de la costa del Pacífico.

Michoacán ha sido desde hace décadas una región de interés para el crimen organizado por la riqueza de sus minas, la gran cantidad de dinero que mueven las plantaciones de aguacate y la importancia de su puerto Lázaro Cárdenas, por donde entran precursores químicos con los que fabricaban drogas sintéticas en recónditos lugares de las montañas.

En 2013, grupos de civiles se armaron para luchar contra el cártel de los Caballeros Templarios. Los civiles optaron por tomar las armas ante lo que consideraban la inacción de las autoridades que les dejaban a merced de los secuestros, extorsiones y asesinatos del cártel.

En los años siguientes, el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) propició un proceso de legalización y desarme de estos grupos de civiles para que se incorporaran a cuerpos oficiales de seguridad. Fuerzas federales y autodefensas tenían entonces un objetivo común, los Templarios.

El problema es que muchas autodefensas habían sido infiltradas por miembros de la delincuencia organizada y poco a poco la violencia volvió a resurgir.

A finales de agosto, Tepalcatepec, el municipio donde se originaron estos grupos, fue escenario de lo que las autoridades locales calificaron como un enorme ataque perpetrado por el Cártel Jalisco Nueva Generación. En las redes sociales se publicaron varios videos mostrando cientos de supuestos miembros de las autodefensas y camionetas baleadas rodeadas de cuerpos.

Miembros de la Fiscalía General del estado señalaron de manera oficial que se recuperó sólo un cadáver tras la confrontación, y funcionarios estatales aseguraron que los videos en los que se ven varios cadáveres pudieron ser tomados en otro momento y/o lugar.

Sin embargo, funcionarios de Tepalcatepec quedaron tan perturbados que incluso cancelaron las clases tras el enfrentamiento.

El gobernador Aureoles asegura que los grupos de autodefensa no han resurgido, ha criticado a las autoridades federales por no atacar con suficiente fuerza a los cárteles del narcotráfico, y por negociar con algunos grupos de autodefensas, de los que dijo son criminales.

Es necesario indicar que la información fue facilitada por la agencia AP. Edición, Área Periodística OIPOL.

Foto Difusión Grande 3
Asistencia de médica internacional, solicite su cotización aqui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: