Argentina gobernada por dirigentes procesados por corrupción


  • La izquierda vuelve a gobernar Argentina
  • La historia vuelve a repetirse y el país sudamericano será conducido por dirigentes con causas por corrupción abiertas en la Justicia
  • Se agudiza la fragmentación en Sudamérica

A Foto A -Rio de Janeiro — El triunfo del candidato centroizquierdista en las elecciones presidenciales de Argentina previsiblemente acrecentará la división entre los dos países más grandes de Sudamérica, y deja entrever que la turbulencia regional podría extenderse durante varios años.

Alberto Fernández y su homólogo brasileño, el derechista Jair Bolsonaro, han sido antagonistas desde agosto, y sus declaraciones desde las elecciones del domingo indican que ninguno planea ceder.

En su discurso triunfal, Fernández declaró que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva _enconado rival de Bolsonaro_ está encarcelado injustamente y exigió su liberación.

En tanto, Bolsonaro dijo a los reporteros durante una visita a Abu Dabi que Argentina “eligió mal” y que no tenía intención de expresar una felicitación.

Brasil y Argentina son los miembros más grandes del Mercosur, que este año concretó un tratado de libre comercio con la Unión Europea después de dos décadas de negociaciones. El pacto lucía como una bonanza para los productos agrícolas sudamericanos, mientras que los granjeros franceses expresaron temor de que abriría la puerta a importaciones baratas, en especial de carne de res y pollo.

Los funcionarios brasileños calificaron el pacto como un hito en la apertura de su economía, y aseguraron que tendrá un impacto económico total de 87.500 millones de dólares en el país hasta 2035. Por su parte, Fernández expresó su escepticismo sobre el acuerdo.

Como resultado parcial del Mercosur, los países sudamericanos dependen enormemente uno del otro en materia comercial, y las fricciones políticas podrían complicar el crecimiento en inversión y comercio.

Fernández comenzará su periodo de gobierno de cuatro años en diciembre, y el primer mandato de Bolsonaro concluye en diciembre de 2022, lo que significa que compartirán el poder durante al menos tres años.

Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales en la Fundación Getulio Vargas, una universidad de Sao Paulo, dijo que la abierta hostilidad entre ambos refleja una inclinación hacia los extremos radicales de sus respectivas alianzas para garantizar el respaldo a nivel local. La estrategia complicará que los pragmáticos de ambos lados de la frontera desenreden el embrollo, a pesar de su interdependencia económica.

“Cuando no se tiene una relación personal con la que se pueda trabajar, cualquier cosa puede convertirse en un incendio. Cuando no hay confianza desde la cima, es difícil apagar los incendios. Habrá desacuerdos”, dijo Stuenkel en una entrevista telefónica. “Existen dudas sobre si Fernández y Bolsonaro siquiera se dirigirán la palabra”.

“Bolsonaro no llamó para felicitar; esas son políticas mezquinas y no se están atendiendo ni discutiendo las verdaderas preguntas que enfrenta la región”, agregó.

En años recientes Sudamérica registró un incremento en líderes centroizquierdistas, a lo que se conoce como el retroceso de la Marea Rosa, que en su momento se interpretó erróneamente como la recuperación de los políticos de derecha, según Christopher Garman, director para el continente americano del Grupo Eurasia. De hecho, el cambio representa un extenso descontento el statu quo en general, como se evidenció en semanas más recientes con las enormes protestas callejeras en Ecuador y Chile.

“No es que los votantes se hayan inclinado a la derecha; sólo echaron a los partidos gobernantes. Y siguen molestos. Las exigencias de los votantes no eran un movimiento político o ideológico”, declaró Garman. “El complicado ambiente de la opinión pública prevalece, y los gobiernos tienen una capacidad variable para navegar en estas situaciones. Es el punto más débil de la complicada política de clase media en toda la región”.

Las posturas de estos dos países en torno al gobierno socialista de Venezuela también dividen a la región. Venezuela está hundida en una depresión catastrófica que ha causado desabasto de alimentos y medicinas, así como el éxodo de millones de habitantes.

El partido de Fernández está aliado desde hace tiempo con los líderes venezolanos y se prevé que se retiren del Grupo de Lima, el cual incluye a Brasil y no reconoce la legitimidad del presidente venezolano Nicolás Maduro.

En agosto pasado, Bolsonaro advirtió que un posible gobierno de Fernández sería similar al de Maduro, y se refirió a él y a su compañera de fórmula, la exmandataria Cristina Kirchner, como “bandidos rojos”.

El ministro del Exterior de Brasil Ernesto Araújo tuiteó el lunes que el triunfo de Fernández envía “las peores señales posibles. Cierre comercial, un modelo económico retrógrada y el respaldo a las dictaduras”. Añadió que Brasil será pragmático en su defensa de los intereses y principios del país.

La división entre Argentina y Brasil tendrá mayores implicaciones, ya que es imposible tener un debate real sobre la integración sudamericana o enfrentar los desafíos regionales si estas naciones no están en sintonía, destacó Stuenkel.

“Obviamente es el periodo más impredecible desde la democratización de finales de la década de 1980. A partir de entonces, había un consenso de que lo mejor era tener mayor cooperación, y ya no es el caso”, puntualizó.

CFK está procesada en 13 casos

El 06 Junio, 2019, el sitio “Chequado Publicó el siguiente informe:

  • La ex presidenta fue procesada en 13 expedientes distintos, 10 de ellos a cargo del juez federal Claudio Bonadio.
  • Cinco causas ya llegaron a la instancia de juicio oral.
  • En mayo último comenzó el primer juicio oral en su contra, en la causa conocida como “Vialidad”.

El juez federal Claudio Bonadio procesó a la ex presidenta y ahora la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner, en dos expedientes que se desprenden de la causa conocida como “Cuadernos de la corrupción”: una por presunta cartelización en la obra pública y la otra por supuestas irregularidades en la renegociación de los corredores viales. La senadora de Unidad Ciudadana fue procesada por los delitos de cohecho y admisión de dádivas.

Bonadio, además, volvió a dictarle la prisión preventiva, algo que ya había hecho en varios expedientes contra la ex mandataria. En total, Fernández de Kirchner acumula 13 procesamientos por delitos vinculados con actos de corrupción, 10 en causas a cargo de Bonadio. Varios de esos expedientes están en la instancia de juicio oral.
Las causas en detalle

Hay 5 causas en las que Fernández de Kirchner está a la espera de un juicio oral, es decir que luego de su procesamiento la Justicia dio por cerrada la etapa de instrucción y ahora otro tribunal juzgará su culpabilidad. La primera causa elevada a juicio es el expediente en el que se investigan supuestas irregularidades en las operaciones con dólar futuro. Bonadio la procesó por administración infiel en perjuicio del Estado. Es el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 4 el que ahora deberá juzgar a la senadora del Frente para la Victoria (FPV).

La segunda causa elevada a juicio fue por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán. En este expediente Bonadio pidió por primera vez el desafuero de Fernández de Kirchner para poder detener a la ex presidenta, aunque el Senado no trató su pedido. El juez la procesó por el delito de traición a la patria y encubrimiento, aunque luego la Cámara Federal sólo mantuvo el delito de encubrimiento y revocó la acusación por traición. Será juzgada por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 8.

El tercer expediente que llegó a la instancia de juicio es en el que se investiga el direccionamiento de obras viales para favorecer al empresario Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz. El juez federal Julián Ercolini procesó a la ex presidenta a fines de 2016 por asociación ilícita y administración fraudulenta agravada y en marzo de 2018 elevó la causa a juicio oral. Este juicio comenzó el 22 de mayo último y es el primero en marcha contra Fernández de Kirchner. El proceso está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2.

En la causa “Los Sauces” se investiga si los empresarios Báez y el titular del Grupo Indalo, Cristóbal López, pagaron alquileres de propiedades de Los Sauces SA como retorno de las adjudicaciones de obra pública que recibieron entre 2003 y 2015. La ex presidenta y los dos empresarios, que están detenidos, fueron procesados por Bonadio, quien luego envió el expediente al juzgado de Ercolini. La causa fue elevada a juicio oral y está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 5.

En la denominada causa “Hotesur”, CFK fue procesada en mayo de 2018 por Ercolini por el delito de lavado de activos y asociación ilícita. También fueron procesados sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner. Se investiga el presunto lavado de dinero a través del alquiler de habitaciones del Hotel Alto Calafate, ubicado en Santa Cruz. En febrero de 2019 el magistrado elevó la causa a juicio, que estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 8.

Estos tres expedientes (“Vialidad”, “Los Sauces” y “Hotesur”) tienen pendientes resoluciones de competencia, ya que distintos tribunales a cargo dictaron la conexidad de algunas de estas causas entre sí.
Causas en trámite

Hay 8 expedientes que aún no llegaron a la etapa de juicio oral, pero la ex presidenta ya tiene procesamientos. La principal es la llamada causa de los “Cuadernos de la corrupción”. Bonadio consideró que la ex presidenta fue la jefa de una asociación ilícita que operó entre 2003 y 2015. El magistrado la procesó con prisión preventiva en septiembre de 2018, a fines de abril amplió su procesamiento y hoy comenzó el proceso para elevar la causa a juicio..

De las restantes, la gran mayoría son desprendimientos de la causa “Cuadernos”. A partir de las revelaciones de ese expediente, Bonadio la procesó en 6 causas distintas: irregularidades en el otorgamiento de subsidios a trenes y subtes, irregularidades en subsidios a colectivos, el envío de diarios y otros objetos a través de aviones oficiales desde Buenos Aires a Río Gallegos y el Calafate y el expediente en el que fue procesada por tener en su poder la carta de San Martín a O’Higgins y los dos dictados hoy vinculados con la obra pública y los corredores viales.

Además, en marzo de 2019 la ex presidenta fue procesada en la causa por la compra de gas natural licuado, en la que Bonadio también dictó su prisión preventiva.

Última hora

En la tardes de día 29 de octubre, la Justicia argentina revocó dos procesos judiciales contra Cristina Kirchner por irregularidades, informados anteriormente.

Al mismo tiempo, se confirmó un procesamiento en su contra por el reparto en la obra pública durante su Administración.

La Cámara Federal de Argentina revocó este martes dos procesamientos contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, pero confirmó el pedido de prisión preventiva por 175 presuntos hechos de corrupción en el reparto de la obra pública durante su Administración.

En concreto, la recientemente elegida como futura vicepresidenta del país sudamericano se libró de los siguientes casos: uno vinculado a la aparente compra con sobreprecios de gas natural licuado (GNL), y otro sobre el posible pago de coimas a empresarios para desarrollar obras viales bajo su Gobierno. Como justificación, los jueces argumentaron “falta de mérito” de la refe…

Por otro lado, esa causa contra Fernández de Kirchner se sostuvo durante varios meses con la declaración de Marcelo D’Alessio, quien luego quedó expuesto por ser parte de un aparente entramado de espionaje y extorsiones para direccionar testimonios en diversos casos judiciales, varios de los cuales perjudican directamente al kirchnerismo. Si bien la causa contra D’Alessio está en pleno proceso, las pruebas en su contra ya se hicieron públicas.

Asimismo, el fiscal Carlos Stornelli, allegado al presidente Mauricio Macri e investigador de muchas causas contra Fernández de Kirchner, actualmente es señalado como el presunto coordinador de esta red delictiva. Por lo pronto, aquel funcionario judicial se negó a declarar ante la Justicia por su aparente accionar. …

En uno de esos expedientes, el magistrado consideró que la dirigente peronista era “líder de una asociación ilícita” vinculada a la construcción de obra pública. Ahora, los magistrados confirmaron el procesamiento donde la política es acusada de cobrar sobornos, a pocos días de haber sido electa para ocupar la Vicepresidencia.

Además de Cristina, se confirmaron los juzgamientos del exministro de Planificación durante el kirchnerismo, Julio de Vido, y el exsecretario de Obras Públicas, José López, aunque ya están presos. Por lo pronto, Fernández de Kirchner permanece en libertad por su cargo como senadora nacional, lo que le garantiza inmunidad parlamentaria.

Más allá de la cárcel, los jueces también pidieron ampliarles el embargo por 200 millones de pesos (3,20 millones de dólares) a la líder del Frente de Todos y a De Vido, junto a los empresarios Hugo Alberto Dragonetti, Cristóbal López, Osvaldo Manuel y Carlos Fabián de Sousa, según se lee en el fallo judicial.

Es procedente indicar que la información fue facilitada por la agencia AP. Edición, Área Periodística OIPOL.

LOGOBIENDEFINIDO
Escuela Internacional de Criminología y Europea de Criminología,, conforman el Área Académica OIPOL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: