Amenaza de Irán a los Estados Unidos por la muerte del general


  • En abril de 2019, los Estados Unidos designaron a la Guardia Revolucionaria, comandada por Qassem Soleimani, como una organización terrorista
A Foto A-
ARCHIVO – En esta fotografía de archivo del 18 de septiembre de 2016, tomada de la página de internet de la Oficina del Líder Supremo Iraní, se ve al general Qassim Soleimani de la Guardia Revolucionaria, al centro, durante una reunión en Teherán, Irán. (Oficina del Líder Supremo Iraní vía AP, archivo)

Bagdad  — Irán prometió “fuertes represalias” tras el ataque de Estados Unidos que mató al general de mayor rango de Teherán, quien era además el arquitecto de sus intervenciones en Oriente Medio, cerca del aeropuerto de Bagdad. El incidente disparó las tensiones entre las dos naciones rivales.

La muerte del general Qassem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds, los equipos de élite de la República Islámica, supone una importante escalada en el enfrentamiento entre Washington y Teherán, que han ido encadenando una crisis tras otra desde que el presidente Donald Trump decidió retirarse del acuerdo nuclear de 2015 e imponer paralizantes sanciones económicas.

Estados Unidos pidió a sus ciudadanos que salgan de Irak “inmediatamente”. La embajada en Bagdad, que fue atacada por milicianos respaldados por Irán y otros manifestantes a principios de semana, está cerrada y todos los servicios consulares quedaron suspendidos, señaló el Departamento de Estado.

En Irak hay aproximadamente 5.200 soldados estadounidenses que colaboran en la formación de las fuerzas locales y en la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, advirtió que a Washington “le esperan fuertes represalias” tras el ataque, y se refirió a Soleimani como “la cara internacional de la resistencia”. Además, declaró tres días de luto por la muerte del general.

Irán llamó a consultas al encargado de negocios de Suiza, que representa los intereses estadounidenses en el país, para protestar por el asesinato. El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, calificó el ataque de “un acto de terrorismo de Estado y una violación de la soberanía de Irak”.

El ataque y cualquier posible represalia de Teherán podrían avivar un conflicto que salpica a toda la región y poner en peligro a las tropas de Estados Unidos en Irak, Siria y otros países. En las dos últimas décadas, Soleimani había creado una red de ponderosas milicias armadas que se extendía hasta Líbano, a las puertas de Israel.

Soleimani “estaba desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos y militares estadounidenses en Irak y en toda la región”, señaló el Departamento de Defensa, que también acusó al general de aprobar las orquestadas y violentas protestas en la delegación diplomática estadounidense en Bagdad el martes.

En la operación falleció también Abu Mahdi al Muhandis, subcomandante de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), un grupo paramilitar respaldado por Teherán. En total, el ataque dejó ocho víctimas mortales, entre las que estaba también el yerno de Soleimani, que no fue identificado por su nombre, dijo un responsable de las FMP.

Alarma global

A Foto A--
Manifestantes protestan tras la muerte del general de la Guardia Revolucionaria de Irán Qassem Soleimani en un ataque de Estados Unidos en Bagdad, en Teherán, Irán, el 3 de enero de 2020. (AP Foto/Vahid Salemi)

Las potencias mundiales advirtieron el viernes que el mundo se ha convertido en un lugar más peligroso y pidieron moderación luego de que Estados Unidos mató al general de mayor rango de Irán. Gran Bretaña y Alemania sugirieron sin embargo que Teherán tenía parte de culpa por provocar el ataque dirigido que disparó las tensiones en Oriente Medio.

China, Rusia y France, todos ellos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, no se pronunciaron de forma contundente sobre el ataque aéreo que acabó con la vida del general Qassem Soleimani en las inmediaciones del aeropuerto de Bagdad en la madrugada del viernes.

La Casa Blanca dijo en un tuit que Soleimani, que dirigía a la Fuerza Quds responsable de las campañas iraníes en el extranjero, “estaba desarrollando activamente planes para atacar a diplomáticos y militares estadounidenses en Irak y en toda la región”.

“Nos despertamos en un mundo más peligroso. La escala militar siempre es peligrosa”, afirmó la viceministra de Exteriores de Francia, Amelie de Montchalin, en declaraciones a la radio RTL. “Cuando ocurren estas acciones, estas operaciones, podemos ver que la escalada está en marcha”.

Rusia calificó el ataque estadounidense como “plagado de graves consecuencias”. En un comunicado, el Ministerio de Exteriores advirtió que “estas acciones no ayudan a resolver los complicados problemas de Oriente Medio, sino que conducen a una nueva ronda de crecientes tensiones”.

China dijo estar “muy preocupada”.

“La paz en Oriente Medio y en la región del Golfo Pérsico debería preservarse”, apuntó el vocero de la cancillería china, Geng Shuang. “Instamos a todas las partes implicadas, en especial a Estados Unidos, a que mantengan la calma y la moderación y eviten que las tensiones aumenten”.

Aunque se hicieron eco de las preocupaciones de las otras potencias sobre la situación, Gran Bretaña y Alemania rompieron filas y expresaron cierta comprensión de la posición de Washington.

La portavoz del gobierno alemán, Ulrike Demmer, dijo que la acción de Washington fue “una reacción a una serie de provocaciones militares de las que Irán es responsable”, señalando a los ataques a petroleros y una instalación petrolera saudí, entre otros incidentes.

“Estamos en un punto peligroso de la espiral y lo que importa ahora es contribuir con prudencia y moderación a la escalada”, agregó. Alemania ocupa una plaza en el Consejo de Seguridad de la ONU, aunque no de forma permanente.

El secretario británico de Exteriores, Dominic Raab, manifestó que “siempre hemos reconocido la agresiva amenaza que representa la fuerza iraní Quds dirigida por Qasem Soleimani”.

“Tras su muerte, pedimos calma a todas las partes”, señaló. “Un nuevo conflicto no es del interés de nadie”.

Montchalin, la viceministra francesa, indicó que se están realizando esfuerzos urgentes para la reconciliación. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su ministro de Exteriores se comunicaron con “todos los actores en la región”, agregó.

En Oriente Medio, el ataque generó conmoción, rabia y miedo a que pueda ocurrir algo peor.

En un discurso durante las oraciones del viernes, el líder religioso chií más poderoso de Irak, el gran ayatolá Ali al-Sistani, apuntó que el país debe prepararse para “tiempos muy difíciles”.

En Irán, un asesor conservador del líder supremo del país, que dirigió el rezo en Teherán, comparó a los soldados estadounidenses con “bestias insidiosas” y dijo que deberían ser barridas de la región.

“Le digo a los estadounidenses, especialmente a Trump, que nos tomaremos una revancha que convertirá la luz del día en la oscuridad de la noche”, proclamó el ayatolá Ahmad Khatami.

Es procedente indicar que la información fue facilitada por la Agencia AP. Los periodistas de The Associated Press Gregory Katz en Londres, Christopher Bodeen en Beijing, Geir Moulson en Berlín, Daria Litvinova en Moscú y Amir Vahdat en Teherán contribuyeron a este despacho. Edición, Área Pediodística OIPOL.

logo_ciip_1
Área Académica exclusiva, OIPOL Elite, con diversos benefícios para afiliados de la Organización Internacional de Policías. vea aquí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: