Joe Biden y las perspectivas para América Latina


  • ¿Cuáles son las expectativas para la región?
  • Analistas consultados por la Voz de América consideran que habrá un cambio de tono en la relación EE.UU.-América Latina con la administración de Joe Biden

Por Celia Mendoza, Voa News / Edición Oipol – Entre politólogos y analistas a lo largo del hemisferio hay consenso en los temas que marcarán la relación de la nueva administración en la Casa Blanca con América Latina, y entre los principales citan la inmigración, las políticas comerciales, las sanciones contra Venezuela y la relación con Cuba.

“De una u otra manera vamos a ver que las políticas de control de la migración van a continuar, especialmente por temas de seguridad, pero también siempre hay esta relativa apertura, porque estas economías necesitan de la mano de obra de nuestros países”, explicó el analista político Rolando Sierra.

La experiencia previa del nuevo presidente electo estadounidense con los países del Triángulo Norte, adquirida directamente durante la administración de Barack Obama, podrá ser un indicio de las políticas hacia estos países, explicó a la Voz de América Yahir Dabro, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales.

Desde su punto de vista, habrá una mayor cooperación, pero “es muy probable que haya otro tipo de matices”.

“Por ejemplo, América Crece puede dar un giro, digamos en cuanto a un énfasis más social del apoyo de la cooperación internacional de Estados Unidos en Centroamérica, específicamente en el norte de Centroamérica, y probablemente veamos una relación un poco más cercana, muy cordial, que la gestión del presidente Trump no la ha tenido”, explicó Dabro.

El tono y el énfasis también cambiarían frente a la crisis venezolana, aseguró la analista política Ana Milagros Parra. Más efectividad en la búsqueda de una salida pacífica de Nicolás Maduro del poder y mayor énfasis en atender la crisis humanitaria, serían los pilares de esta aproximación.

“Va a buscar una aproximación como más negociada o más estratégica. Me gusta decir la palabra estratégica, además de negociada, las sanciones para él tienen una importancia, él hace mucho ahínco en la ayuda humanitaria y lo dijo Kamala Harris”, valoró Parra.

Agregó que “quizá por ahí vemos (que) las sanciones a PDVSA no se van a levantar. No pienso que se vayan a levantar a PDVSA, pero sí se pueden flexibilizar un poco para que entre gasolina, porque la principal, uno de los principales intereses, es la ayuda humanitaria y que ayude a la población venezolana, y que ese pensamiento que la gente dice ‘mira las sanciones están afectando a las personas’ no se tenga ya”.

Para los venezolanos en Estados Unidos, la entrante administración lanzará el salvavidas del TPS, indicó a la Voz de América Leopoldo Martínez, abogado venezolano y miembro del Comité Nacional Demócrata.

“Hay 200.000 venezolanos en Estados Unidos que se encuentran en una situación migratoria vulnerable. Hay más de 3.000 en proceso de deportación, hay más de 600 detenidos, y Biden ha dicho desde el primer día: ‘al mismo tiempo que voy a luchar con la comunidad internacional por recuperar la democracia venezolana y atender la crisis humanitaria que hay en Venezuela, voy a darle protección migratoria temporal TPS a los venezolanos’”.

“Y estos venezolanos que van a recibir el TPS, una vez que se puedan mantener en Estados Unidos legalmente trabajando, van a poder no solamente continuar con sus vidas aquí mientras se atiende la grave crisis de Venezuela, sino quizás puedan ayudar a sus familias en Venezuela con alguna remesa”, explicó Martínez.

A juicio del analista político nicaragüense Edmundo Joaquín, existe claridad en el presidente electo Joe Biden frente al carácter antidemocrático de Nicolás Maduro y su cúpula, así como del presidente nicaragüense Daniel Ortega. En ambos frentes, el nuevo mandatario tiene apoyo bipartidista en el Congreso.

“Independientemente cuál sea el gobierno que ocupe el Ejecutivo en Estados Unidos, será fundamentalmente determinado por dos hechos”, dijo Joaquín.

“Primero, el consenso bipartidista en relación con la necesidad de restauración de la democracia en Nicaragua y que cesen las violaciones a los derechos humanos, y, en segundo lugar, por lo que te mencionaba anteriormente en relación a que terminó la complacencia de la comunidad internacional y en especial de Estados Unidos, con el régimen de Ortega”.

El foco en temas regionales no resta importancia a la agenda antidrogas y de seguridad regional, tradicionales en la agenda bilateral con países como Colombia y Perú, dos de los mayores aliados de la Casa Blanca en la región.

Pero a desafíos como éstos y a la incógnita en relación con un posible restablecimiento de relaciones con Cuba, se suman los retos globales que incrementan la complejidad de la relación estadounidense con el hemisferio y que exigen una mayor cooperación entre aliados.

Para Linda Thomas-Greenfield, la embajadora de EE.UU. ante la ONU nominada por Biden, los desafíos “de una pandemia global, una economía mundial, la crisis del cambio climático, la masiva migración y la pobreza extrema, la justicia social, son problemas implacables e interconectados, pero no son irresolubles si Estados Unidos está liderando el camino”.

Artículo Vinculado

¿Qué esperar de las políticas del proyectado nuevo gobierno Biden hacia América Latina?

El profesor universitario Eduardo Gamarra, especializado en ciencias políticas, da las claves a la Voz de América acerca de las políticas hacia América Latina que podría implementar una proyectada nueva administración Biden: inmigración, Venezuela y las alianzas estratégicas en la región. Por Antoni Belchi 12 Noviembre 2020 06:00 AM

MIAMI, FLORIDA – La proyección del demócrata Joe Biden como presidente electo de Estados Unidos abre la puerta a una nueva política exterior de la administración estadounidense hacia América Latina.

El presidente Donald Trump había basado su estrategia en la presión sobre Venezuela mediante sanciones contra Nicolás Maduro, sus funcionarios y las corporaciones que trabajan con el gobierno en disputa. Trump también había reforzado sus alianzas con los países del hemisferio, como Colombia y Brasil, y suscribió un nuevo tratado comercial junto a México y Canadá.  Pero, ¿Qué puede pasar a partir de ahora?

El reconocido profesor Eduardo Gamarra, especializado en ciencias políticas y que imparte clases en la Universidad Internacional de Florida, considera “prematuro predecir cómo se comportará la nueva administración” en esta cuestión, y más teniendo en cuenta que en su programa de gobierno apenas ofreció información sobre las políticas que impulsaría Biden en caso de llegar a la Casa Blanca.

“Solo tenemos algo claro y es lo que han dicho sus voceros en el transcurso de la campaña, y no tenemos de manera específica una agenda de política exterior en general”, indicó Gamarra en entrevista con la Voz de América.

Inmigración

Biden, todavía como candidato a la presidencia, en el último debate presidencial, se comprometió a presentar un proyecto de reforma migratoria para legalizar a los más de 11 millones de indocumentados que se calcula están en Estados Unidos, la mayoría procedentes de América Latina.

Sus intenciones se vieron con cierto recelo por parte de algunas organizaciones proinmigrantes que recordaban que él no impulsó ninguna medida así cuando estuvo en la administración Obama.

Gamarra subrayó que el compromiso por impulsar políticas migratorias “está en el ADN de esta nueva administración”, aunque está convencido de que el Senado “seguramente acabe siendo de mayoría republicana”, algo que puede acabar frenando la puesta en marcha de este tipo de propuestas.

“La reforma migratoria en las últimas dos décadas ha sido imposible por la correlación de fuerzas en el Congreso de Estados Unidos. Lamentablemente creo que vamos a llegar a lo mismo, aunque en inmigración, probablemente, la promesa de extender el TPS (Estatus de Protección Temporal) a venezolanos y de no deportar a indocumentados sí que se va a dar”, expuso el profesor, que también está especializado en políticas latinoamericanas.

Venezuela

Tanto el presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, como el encargado, Juan Guaidó, felicitaron a través de las redes sociales a Biden por haberse proyectado como presidente electo de Estados Unidos.

Durante la campaña electoral, la cuestión venezolana copó algunos de los discursos de ambas contiendas, sobre todo en el sur de la Florida, donde vive una gran comunidad de exiliados venezolanos. Trump criticó a Biden de estar respaldado por la izquierda más radical de América Latina, entre ellos Venezuela. Al mismo tiempo, el entonces candidato demócrata se defendía condenando a Nicolás Maduro y prometiendo más presión y sanciones al chavismo.

Muchos se preguntan ahora qué es lo que va a pasar con Venezuela y qué políticas podría implementar una nueva administración de llegar a la Casa Blanca. Gamarra, que ha estudiado las políticas de Estados Unidos y Venezuela, sostiene que el objetivo de Biden, tal y como ha dicho en varias ocasiones, pasa por “una estrategia multilateral con Venezuela y trabajar mucho más de cerca con Europa”.

“Ha habido algunas contradicciones porque alguna persona del grupo de Biden dijo que quizás no se reconocería a Juan Guaidó, pero muy rápidamente fue desmentida esa declaración y es obvio que la nueva administración trabajará con la oposición”, aclara Gamarra en referencia a la administración encabezada por el líder de la Asamblea Nacional venezolana.

En ese sentido, cree que “el trabajo va a ser diferente a lo que hizo el presidente Trump” y va “haber mucha presión en temas puntuales de derechos humanos”.

“Anticipo que la administración Biden será mucho más institucionalista en su respuesta, habrá mucha menos retórica y, probablemente, habrá mucho más trabajo multilateral”, insistió.

Alianzas en el hemisferio occidental

Las alianzas con países de la región podrían ser otras de las estrategias en las que el gobierno Biden basaría su política exterior. Según Gamarra, Biden ya ha dejado claro que su administración “va a prestar atención a América Latina”.

Y eso pasaría por “una relación clave” con México para seguir forjando alianzas más allá del nuevo tratado económico que se suscribió hace tan solo unos meses entre el país vecino, Estados Unidos y Canadá.

La campaña demócrata, a pesar de haber sido consultada sobre esta cuestión, no ha dado más información al respecto y se ha limitado a señalar que Biden está comprometido con impulsar una reforma migratoria, cooperar en el desarrollo económico de la región y a ayudar a algunos inmigrantes, como los venezolanos, para facilitarles el TPS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: